Saltear al contenido principal
www.unap.cl sociologia.sinfronteras@unap.cl
Reseña Histórica De La Carrera De Sociología UNAP

Reseña Histórica de la Carrera de Sociología UNAP

La creación de la carrera de Sociología

El año 1990, la Universidad Arturo Prat en conjunto con el Crear firman un convenio para la creación de la carrera de Sociología. El primer ingreso es del año 1991. Es importante recordar el contexto en la que esta propuesta se realiza, no sólo en el ambiente post-dictadura, sino que también en la profunda crisis económica que vive la Unap. Desde la segunda mitad de los años 80, esta Casa de Estudios clama por ayuda económica. Los rectores designados por Augusto Pinochet, Hernán Ramírez Ramírez, René Piantini Castillo y Hernán Vial Gebauer, están constantemente preocupados por esa situación, pero sin asumir ninguna actitud auto-crítica. Hay constante llamados a la opinión pública para “salvar” a la Unap. Se recolectan libros para aumentar el volumen de libros de su incipiente biblioteca. Tanto es así, que el año 1989, la Unap está a punto de colapsar. Es el momento en que el Crear, ofrece sus capacidades instaladas para ayudar a superar esa situación. Nunca el rector Hernán Vial Gebauer nos dio una respuesta. Pero si la prensa se hizo eco de esta propuesta:

“Por ello ha sido gratamente comentada la iniciativa del Centro de Investigación de la Realidad del Norte, conocida por su sigla Crear al proponer un Convenio de colaboración entre ese organismo y la Universidad, lo cual es digno de ser destacado y más que eso aplaudir”.

Añade y enfatiza:

“El ofrecimiento de CREAR es poner a disposición de nuestra Universidad Arturo Prat a todo su personal académico, cuyos antecedentes de acuerdo a los requerimientos cumplen con todos los requisitos para actividades académicas”.

Y desarrolla el tenor de la propuesta:

“La proposición implica, según la carta enviada a Rectoría de la Universidad, asumir labores de docencia, tanto en el aula misma como en la dirección de tesis, seminarios y la realización de programas de extensión que las necesidades planteen. La ventaja de este ofrecimiento es que será sin costo alguno para la Universidad, lo que es, en el fondo, una importante economía en honorarios académicos”.

Y finaliza:

“El Centro de Investigación de la Realidad del Norte ofrece 8 académicos, en las más diversas especialidades por lo que se debiera esperar una respuesta positiva de parte de la Rectoría Universitaria” (El Puerto, 24 de junio de 1989, página 3).

Hay varias condiciones que explican porqué esta universidad regional abre sus puertas a las ciencias sociales y en especial a la Sociología. Dos de ellas, importan destacar aquí, sin negar otras. Una de ellas tiene que ver con la activa participación que el cupo el Crear en la campaña del Si y de No, del año 1988. En esta gesta electoral las dependencias y personal se puso a disposición del Comando del No. Esto permitió que algunos académicos de la Universidad Arturo Prat, se acercaran a nuestras dependencias. Lo anterior permitió establecer lazos y contactos.

En plena campaña por el No, la Udi, acusó a las ongs regionales, en este caso, al Crear y al Cepaat de recibir financiamiento extranjero para realizar proselitismo político. Ernesto Vargas, presidente del partido de derecha –UDI- llama a que estas instituciones transparenten esos dineros. Lo anterior sólo fue una bravata apoyada por la prensa de la época. Nada le hubiese costado recabar informacion de nuestras organizaciones en el Servicio de Impuestos Internos (El Pampino, 15 de septiembre de 1988, página 7).

 En este aspecto el juez Julio Miranda Lillo juega un rol de importancia. Radical y Masón, este abogado presidente de la Corte de Apelaciones jugó, dentro de las limitaciones que su cargo le imponían, un rol importante en estos acercamientos. Y de paso conoció muy bien la labor del Ciren/Crear. El año 1990, cuando se realiza la primera elección de rector en la Universidad Arturo Prat, Miranda Lillo es electo como Rector. Previo a ese momento el Crear ya tenía avanzadas las conversaciones para abrir la carrera de Sociología. Papel importante en este proceso jugó el biólogo y posterior rector Carlos Merino Pinochet.

Pero este no fue un proceso simple. Algunos académicos al interior de la universidad se oponía a nuestra presencia en playa Brava. Renovación Nacional, el partido de derecha pidió una entrevista con el Rector para hacerle ver las implicancias de la apertura de esta carrera. La prensa de la época, La Estrella de Iquique, en su edición del 3 de septiembre de 1990, titula de este modo: “Rn, planteó a rector por línea ideológica de Crear” y arriba enfatizaba “Financiarán carrera de sociología”. El partido de derecha manifestaba “su aprehensión acerca de que la carrera de sociología sería impartida por sociólogos del Crear, corporación de clara tendencia ideológica que ha efectuado proselitismo político, lo que podría importar una suerte de politización de esa carrera (La Estrella de Iquique, 3 de septiembre de 1990).

Previo a esta información el 30 de agosto, Francisco Prieto M, escribe una columna que denomina “Proteger a la Unap de los zarpazos” en la que advierte a la Unap de los peligros de abrir la carrera de Sociología. Plantea a lo largo de su columna, esta pregunta: “¿Qué seguridad da a la Universidad en el aspecto académico la calidad como profesionales de los funcionarios que contrataría esta organización No Gubernamental? (según convenio contrataría 2 jornadas completas por dos años sin costos para la U). Pero más allá de lo simplemente económico ¿que criterios se emplearían para la contratación de esos profesionales…” (La Estrella de Iquique, 30 de agosto de 1990, página 2). Y continúa con una serie de descalificaciones.

El tiempo le respondió al columnista. La carrera de Sociología tiene 27 años, está acreditada por cuatro años, y el Crear es una Fundación con 30 años de vida. Una editorial de La Estrella de Iquique, del 28 de septiembre de 1990, plantea interrogantes fáciles de dilucidar, en atención a la línea ideológica del periódico:

“Mirado desde el punto de vista de la necesidad de financiamiento, la Unap, ha visto con buenos ojos el ofrecimiento del Centro de Estudios de la Realidad del Norte (Crear) para costear los dos primeros años de funcionamiento de la carrera de Sociología”.

Sin embargo escribe:

“Ya se han manifestado algunas inquietudes al respecto por parte de la comunidad universitaria ya que se teme que tal ofrecimiento vaya acompañado de exigencias de colocar sus propios académicos”.

Para concluir:

“El Crear como organismo no gubernamental, recibe aportes de entidades extranjeras, que pueden ser canalizadas a la Universidad. Pero se desea que tal ayuda sea incondicional. Es por lo menos, lo que plantean algunos sectores” (La Estrella de Iquique, 28 de septiembre de 1990, página 3.

La propuesta de abrir la carrera de Sociología estaba motivada por la vocación regionalista del Crear. La idea fue entregar a los estudiantes de la región o a los que venían de otras regiones, elementos tanto teóricos como metodológicos para enfrentar temas regionales. Aparte de la línea de teoría y de metodología, se hizo hincapié en cátedras como Norte Grande, que enfatizara los aspectos históricos, económicos, políticos y culturales que configuran la región. Y por otro lado, la cátedra de Identidad Cultural que significó, un adelanto para la época, ya que ninguna otra carrera de Sociología trataba estos temas. En esta asignatura se discutían temas étnicos, territoriales que ayudan a configurar la identidad cultural de la región, prestando especial atención a fenómenos como la religiosidad popular, entre otros. Lo anterior se complementaban con la presencia de profesores profundamente conocedores de nuestra realidad como Horacio Larraín y Juan van Kessel, entre otros. El convenio con la Universidad Arturo Prat consistía además -y hasta el día de hoy- en el uso que los estudiantes podían hacer del Crear, con su biblioteca especializada en ciencias sociales. Tanto Víctor Guerrero como el suscrito, y en ocasiones con Juan Podestá y Francisco Pinto[1], por más de una década lideraron la carrera de Sociología.

La tesis de grado de los estudiantes de sociología hasta el año 2000 tenían un fuerte componente regional y cultural. A partir de ese año, los temas más cambiando, además se van integrando nuevos profesores que no provienen de la tradición de las Ongs, pero que aportan sustantivamente al desarrollo de la carrera.

[1] Con la llegada de la democracia tanto Juan Podestá Arzubiaga como Francisco Pinto Madariaga, ocuparon puestos importantes como seremís en la región de Tarapacá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba